Los vemos en todos los restaurantes healthy y en sus platillos. Bowls de verduras o frutas, ensaladas, sándwiches, licuados, jugos, pan y postres. Los superalimentos son la nueva panacea de los consumidores.

Y ¿qué son los superalimentos, o por qué los llaman así? 

Son aquellos alimentos con alto contenido de nutrientes, vitaminas, ácidos, minerales y proteínas que aportan beneficios a la salud. Estos alimentos se han vuelto la obsesión de los healthy users. Pero ¿hay un aporte real a la salud o solo es marketing?

Los dos años anteriores nombres como kale, chia y quinoa estaban en todos los menús y recetas de comida saludable, como parte de una dieta que permite quedar satisfecho comiendo un platillo rico en sabor. En 2017 el acai, una fruta similar a los arándanos, es la estrella de los bowls que bloggers y celebrities comparten en redes sociales.

Nos dimos a la tarea de buscar algunos mitos y realidades de los superalimentos con el fin de que al integrarlos a tus platillos y preparaciones lo hagas de la mejor manera y con las más ricas combinaciones.

Mitos

Comerlos hace una dieta completa

La realidad es que se tendría que incluir 100 gramos de semillas de chia en un platillo para obtener la misma cantidad de Omega 3 que tiene una rebanada de salmón, por lo que esos altos contenidos de grasas buenas no se podrían obtener solo comiendo chia.

Los nutrientes en estos alimentos no sustituyen por completo los de una dieta completa  con otras frutas, verduras y algunas carnes, porque todas éstas también podrían considerarse superalimentos. 

Así como se ingieren se adquieren sus nutrientes

Los nutrientes de los superalimentos no se asimilan solo con comerlos. Algunos de ellos necesitan ser combinados con otros alimentos para lograr absorber todas su propiedades. Por ejemplo, se puede sacar el mejor provecho de la quinoa si se combina con algún lácteo. 

Solo los superalimentos son superalimentos

Este nombre es más una cuestión de marketing que una evidencia completamente científica, ya que muchos expertos y nutricionistas consideran que los beneficios de estos alimentos están también en otros. Quizás no en las mismas cantidades pero están y combinados aportan los mismos nutrientes. 

Por ejemplo, los beta-carotenos de la zanahoria son más biodisponibles (los podemos utilizar mejor y en mayor cantidad) cuando son ingeridos junto a algún alimento graso, que los de otros superalimentos. 

Realidad

Frescos o en su estado puro

Estos alimentos es mejor consumirlos crudos, con la menor cocción posible y tomarlos muy frescos para que mantengan sus propiedades intactas y facilitarle al organismo su absorción, según el artículo Toda la verdad sobre los superalimentos publicado por el diario español El País. Ensaladas, guarniciones, entradas y bowls son algunas opciones para incluirlos.

Sus componentes mejoran la salud

Es una realidad que las propiedades de estos alimentos contribuyen a la salud, pero nunca  como únicos integrantes de una dieta balanceada. Por ello, al incluirlos en tus menús, debes pensar que exista balance entre ellos y otros alimentos con propiedades similares, sugerencias que tus clientes valorarán. 

Aportan estilo a tus preparaciones

No podemos negar que todas estas frutas, verduras, semillas y granos son una tendencia, pero de ellas hay que tomar lo que mejor le vaya a nuestro negocio y a nuestros clientes para ofrecer la mejor opción. Las comidas sanas y con sabores poco comunes son atractivas para los consumidores healthy y millenial pues comulgan con su estilo de vida. Pero no debemos olvidar que este consumidor es un comensal más informado que busca precio y calidad.

Descubre más en Tendencias de Alimentos